¡Sumérgete en los archivos!


  • Los kurdos de Alepo resisten el sitio yihadista

  • Después de arrebatar al Ejército Sirio Libre los principales pasos fronterizos con Turquía, el Estado Islámico de Irak y el Levante ha situado la zona de Afrin en su punto de mira. Ante la imposibilidad de vencer a las YPG por la vía militar, los islamistas han decretado un bloqueo a la entrada de bienes básicos provocando una situación humanitaria crítica.

    Tan solo 300 metros separan las trincheras excavadas por las Unidades de Protección Kurdas (YPG) y las posiciones del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés) en la población de Basufane, situada al norte de la provincia de Alepo y desde donde se divisan las ruinas de la milenaria basílica de San Simeón el Estilita ahora en manos de los islamistas. Decenas de milicianos y milicianas kurdas se ocultan a lo largo de un extenso laberinto de trincheras y bunkers esperando un nuevo ataque de este grupo vinculado a Al-Qaeda.

    Después de arrebatar Bab al-Hawa y Bab al-Salam, principales pasos fronterizos con Turquía, al Ejército Sirio Libre (ESL), ahora el ISIS ha situado la región de mayoría kurda de Afrin como objetivo prioritario. Los islamistas radicales acusan a los kurdos de infieles y de dar cobertura a las tropas gubernamentales que resisten en Nubl y Zahraa, las únicas ciudades chiíes del norte de Siria. También hay que destacar que la región es muy rica en recursos naturales y es la almazara de medio país, motivos que incrementan los deseos por controlarla.

    Foto1
    Miliciano kurdo observa posiciones del ISIS en Basufane. David Meseguer©

    «Como no pueden apoderarse de Afrin por la vía militar ahora intentan ahogarnos prohibiendo la entrada de alimentos y productos de primera necesidad», explica a GARA Piling Serewa, jefe del destacamento, desde el interior de uno de los bunkers excavados por las YPG. Mientras expresa estas palabras, el comandante kurdo muestra un panfleto que el ISIS está repartiendo entre los civiles que cruzan sus checkpoints.

    «A partir del 1 de diciembre estará prohibida la entrada de cualquier tipo de mercancía en la región de Afrin controlada por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y aliados del régimen. Las personas que deseen entrar o salir de la región serán llevadas ante un tribunal islámico para investigar si tienen cualquier tipo de relación con los infieles», advierte la misiva.

    Con este lenguaje los grupos islamistas radicales tratan de desprestigiar la postura del Partido de la Unión Democrática (PYD), brazo político del PKK en Siria, que desde el principio del conflicto en marzo de 2011 ha mantenido una posición de autodefensa ante el régimen, la oposición y los grupos islamistas.

    El ISIS también ha difundido el rumor de un ataque inminente a gran escala sobre la región y, por ello, aconseja a la población árabe residente en Afrin a que abandone la zona. «Al principio de la guerra los árabes estaban asustados porque pensaban que les expulsaríamos de Kurdistán, pero ahora nos apoyan y muchos de ellos se han integrado en las YPG», afirma Piling Serewa.

    Aunque los combates han bajado su intensidad, los frentes de Qestel Cendo, cerca de Azaz y, Cindirese, cerca de Atmeh, siguen activos dejando a diario muertes en los dos bandos.

    La detención arbitraria de ciudadanos kurdos por parte de estos grupos radicales ya ha comenzado según datos del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Esta ONG con sede en Londres y decenas de activistas sobre el terreno, apunta que «50 civiles kurdos del norte de la provincia de Alepo han sido apresados en los últimos días».

    Es el caso de Mohammed Ali, que fue retenido durante un mes por el ISIS en Alepo. «Los islamistas lo torturaron y pidieron un rescate de 135.000 libras sirias. Tuve que recolectar el dinero entre familiares y vecinos», explica su padre, vecino de Ma’batli, única población alauita de Afrin.

    Combatientes llegados de Qandil
    Desde este verano los combates entre los grupos islamistas y la milicia kurda se han intensificando abriendo un nuevo frente en Kurdistán Occidental. En la región de Qamishlo, las YPG han sido capaces de hacer retroceder el ISIS decenas de quilómetros, en cambio en Afrin y Kobane sólo pueden contenerlo ya que su capacidad armamentística y numérica es más limitada.

    «Para combatir a Al-Qaeda tenemos tres líneas defensivas: en la primera se sitúan tiradores de élite del PKK que han venido desde Qandil para luchar. En la segunda se sitúan las YPG y finalmente tenemos a toda la población civil que nos apoya», constata un alto mando de la milicia kurda.

    Aislada geográficamente de las otras regiones de Kurdistán Occidental y sin la retaguardia del Kurdistán iraquí, fuentes cercanas a las Unidades de Protección Kurdas explican cómo la región de Afrin se ha ido aprovisionando de armamento a lo largo del conflicto. «Durante los dos primeros años de guerra utilizamos la brigada Jabhat al-Akrad del Ejército Sirio Libre para traer armas a la región. Al ser una unidad adscrita al ESL podía cruzar todos los puntos de control rebeldes sin problemas», cuenta esta fuente del entorno de las YPG. «Salim Idris, el alto mando del ESL, también nos ha vendido armas, y muchos arsenales han entrado desde Turquía de forma clandestina», añade.

    Foto4
    Panfleto del ISIS indica el inicio del embargo en Afrin el 1 de diciembre. David Meseguer©

    Las YPG también cuentan en sus manos con varios blindados y lanzaderas de cohetes Katyusha que los soldados del régimen se llevaron consigo tras perder el aeropuerto militar de Menegh. La brigada rebelde Tormenta del Norte también entregó su armamento pesado a la milicia kurda después que el ISIS les expulsara de Azaz el pasado mes de septiembre.

    El cerco islamista coincide con la reciente declaración por parte del Comité Supremo Kurdo de una administración interina transitoria en Kurdistán Occidental para llenar el vacío creado tras la marcha del régimen de Bashar al-Assad, hecho que supone un paso más hacia la autonomía ‘de facto’ e incrementa la preocupación de Turquía.

    «El mundo se alarma por la declaración de un gobierno de transición en Rojava, pero nadie levanta la voz ante la declaración del Estado Islámico de Irak y la Gran Siria», denuncia Ferhat Derik, jefe local de la Asayis, la policía kurda. Este mando policial asegura que «Al-Qaeda ha fallado en su lucha contra las YPG y ahora recurren a ataques suicidas. Por eso, hemos extremado las medidas de seguridad en todos nuestros puntos de control».

    Falta de productos básicos
    «Al asedio de los islamistas por el sur hay que añadir la negativa turca a la entrada de productos por el norte», denuncia Hassan, uno de los máximos dirigentes del Movimiento Democrático Popular de Kurdistán Oeste (TEV-DEM) –organismo paraguas del PYD y otras organizaciones afines al PKK– en la región. «El hecho que no se permitan entrar productos básicos ni medicamentos es un acto de lesa humanidad y va en contra de los tratados internacionales de guerra y los derechos humanos», denuncia Hassan.

    «Este embargo por parte de grupos extremistas en nombre del Islam y la yihad tiene como objetivo que nuestro pueblo se rinda y emigre, dejando Afrin y las otras zonas kurdas de Rojava a merced de Turquía», apunta Sheikh Alli, máximo dirigente del Partido Yekiti, principal aliado del PYD. El contenido de sus palabras, deja de nuevo en el aire lo que otros políticos kurdos de Siria ya han denunciado: una presunta colaboración entre Ankara y los grupos islamistas para desestabilizar Kurdistán Occidental.

    Aunque Turquía no ha abierto ningún paso fronterizo con esta zona de mayoría kurda del norte de Alepo, este diario ha podido constatar como, conscientes de la tragedia humanitaria que puede producirse, los militares turcos están haciendo la vista gorda permitiendo que contrabandistas entren productos de primera necesidad. Una medida insuficiente si tenemos en cuenta el crítico escenario al que se enfrenta Afrin si la coyuntura no cambia.

    Enterro
    Entierro de un miliciano de las YPG abatido por un francotirador del ISIS. David Meseguer ©

    Consecuencia de este bloqueo, los precios de muchos productos han alcanzado cifras desorbitadas. «Antes del conflicto el estado subvencionaba el pan y un kilo sólo costaba 15 libras sirias. Ahora, el precio se ha disparado hasta las 130 libras, cerca de un dólar», se queja Daleel, un joven sirio. Según indican fuentes de la administración kurda de Siria, si el asedio continúa «Afrin sólo tiene reservas de harina para los próximos tres meses». Una subida similar ha experimentado la gasolina que alcanza las 200 libras el litro.

    Uno de los pocos productos cuyo precio está por los suelos es el aceite de oliva, principal motor económico de la región. En plena cosecha de la aceituna, el embargo islamista está provocando que las almazaras acumulen miles y miles de garrafas de aceite ante la imposibilidad de poder exportarlo.

    La situación de la zona también se ve agravada por el elevado número de habitantes que ha pasado en los últimos meses de 500.000 a 800.000 habitantes debido a los desplazados que huyen tanto de los bombardeos indiscriminados del régimen como de la severidad de la Sharia, la estricta ley islámica aplicada por los islamistas radicales.

  • Publicado en GARA el 12 de diciembre de 2013

  • «Espero que la gente se levante y salga a la calle como sucedió contra Mubarak»
  • A sus 31 años, la activista y bloguera egipcia Dalia Ziada es considerada como una de las 150 mujeres más influyentes del mundo según Newsweek. Después de luchar para derrocar a Mubarak y tras su fracaso político en las filas del partido Eladl, ahora dirige el centro de estudios Ibn Khaldun para transformar revolucionarios en políticos.

    Dalia Ziada delante del Parlamento Europeo en Bruselas. David Meseguer © Dalia Ziada delante del Parlamento Europeo en Bruselas. David Meseguer ©

    La activista Dalia Ziada considera que los Hermanos Musulmanes han secuestrado la revolución y apela a la participación en política de los revolucionarios para conseguir una «democracia real». Pone en duda la legitimidad del presidente Morsi al ser elegido con la Constitución anterior y denuncia su gestión y la regresión en derechos humanos. Critica a la oposición política al luchar solo por sus intereses y anima a los egipcios a lanzarse a las calles hoy para pedir la dimisión de Morsi o la celebración de elecciones anticipadas.

    Los activistas fueron capaces de acabar con un dictador pero no de liderar la vuelta de la democracia. ¿Qué han aprendido en todo este tiempo?
    Existe cierta desconfianza hacia los revolucionarios en términos de gestión y necesitamos que la población sepa de qué servicios sociales podemos proveerles. No tenemos el mismo poder que los líderes religiosos, especialmente los salafistas y los Hermanos Musulmanes y en las áreas rurales no tenemos la capacidad movilizadora que tiene la religión. No representamos el arquetipo de político al que la población está acostumbrada a votar y, por eso, en las pasadas elecciones presidenciales la gente votó en masa a los Hermanos Musulmanes y secuestraron de forma exitosa nuestra revolución.

    ¿El lugar para los revolucionarios es la calle y no el Parlamento?
    Es la calle, pero ha llegado el momento que los revolucionarios seamos influyentes en la toma de decisiones. En cualquier revolución del mundo los revolucionarios se convierten en políticos tarde o temprano pero éramos demasiado jóvenes -menores de 30 años- y la incorporación en la política se producirá poco a poco

    En la institución en la que trabaja transforman revolucionarios en políticos.
    Tras mi experiencia de concurrir al Parlamento en 2011 y fracasar, me di cuenta que la mejor forma de restaurar la revolución es mediante la educación.
    Formamos a futuros políticos enseñándoles las aptitudes básicas que debe tener un político sobre cómo crear un partido, cómo llevar a cabo una campaña política, cómo interactuar con los medios de comunicación, y después, les elaboramos un programa de soporte durante un año. Este programa supone la integración de este nuevo político en una red de contactos formada por activistas y políticos.

    Ustedes reciben ayuda de EEUU y al mismo tiempo la Casa Blanca colabora con el Gobierno de Morsi.
    Washington adopta diferentes estrategias a nivel mundial. En ocasiones prima la democracia y la defensa de los derechos humanos, pero debido al contexto de incertidumbre de las revueltas árabes y la amenaza para Israel prima la defensa de los intereses de EEUU. Prefieren tratar con alguien que ya conocen como los Hermanos Musulmanes. de la misma forma que lo hicieron en su época con Mubarak. Apoyaban Mubarak por miedo a los Hermanos Musulmanes y ahora apoyan Morsi por miedo a los salafistas.

    ¿Es más fuerte ahora el salafismo en Egipto?
    Sí, especialmente en las áreas rurales donde se están aprovechando de la falta de educación de la gente que no puede darse cuenta que están aprovechándose de ellos en nombre de la religión.

    Existe una campaña de de firmas para pedir la dimisión de los Hermanos Musulmanes, ¿Qué persigue exactamente?
    Como Morsi obtuvo 12 millones de votos queremos obtener 15 millones de firmas para tener la legitimidad de pedir su dimisión o la celebración de elecciones anticipadas. No tenemos ninguna ley que diga que un número de firmas comportará la destitución de alguien pero las utilizaremos como método de presión hacia la comunidad internacional y las instituciones que tienen influencia sobre nuestro Gobierno. No queremos esperar a las próximas elecciones parlamentarias puesto que no tienen nada que ver con la presidencia. Morsi está gobernando de acuerdo con la antigua constitución y goza de gran cantidad de poderes que no le corresponden.

    ¿Qué espera de la manifestación de hoy?
    El Movimiento opositor Tamarod está trabajando duro para que la jornada de protesta que coincide con el primer aniversario de la elección de Mohammed Morsi tenga un gran seguimiento. Morsi no trabaja por el bien de los egipcios sino por el bien de la Hermandad.

    ¿Cree que Tahrir puede volver a llenarse?
    En las últimas semanas hemos estado celosos de lo sucedido en Taksim.
    Los Hermanos Musulmanes siempre están poniendo al Gobierno del AKP como modelo a seguir. El desarrollo de Turquía no es por la gestión de Erdogan y sus leyes retrógradas. Los egipcios pensamos que si los turcos le han plantado cara a Erdogan nosotros podemos hacerlo con Morsi. Espero que la gente se levante y salga a la calle como en 2011 contra Mubarak.

    ¿En qué punto se encuentra la revolución?
    Después de las revoluciones las sociedades tardan un tiempo hasta conseguir una democracia plena. El paso que supuso echar abajo el régimen de Mubarak no estuvo seguido de la construcción de un sistema democrático. Estamos en un punto muerto. Debíamos de redactar primero la Constitución y después elegir un Presidente e hicimos todo lo contrario. Ahora, después de dos años y medio, debemos comenzar desde el principio. La razón por la que estamos anclados en este punto es porque existe mucha gente que quiere secuestrar nuestra revolución.

    ¿Les ha decepcionado la oposición política?
    El rol del Ejército nos ha decepcionado porque se supone que debía garantizar una transición verdaderamente democrática pero solo trabaja en su propio beneficio. Los líderes de la oposición como Hamdeen Sabahi o El Baradei están trabajando también en beneficio propio y no miran por el futuro en el mismo modo que lo hacen los revolucionarios. El objetivo de los Hermanos Musulmanes es instaurar una dictadura pero si la gente madura democráticamente debemos ser optimistas.

    Habla de que en Egipto ahora hay una dictadura…
    Sí, una dictadura encubierta. Las demandas reales de democracia no han sido satisfechas por el Gobierno. Están dando la falsa sensación de elegir pero en realidad no estamos escogiendo nada.

    ¿Considera que están peor que con Mubarak?
    Ambos regímenes son malos pero creo que ahora estamos peor que con Mubarak. No hay instituciones ni Estado. Votamos al Presidente antes de tener Constitución, instituciones y Parlamento. Este es el motivo por el que hicimos una elección errónea y los Hermanos Musulmanes están abusando del poder en la actualidad.

    ¿No cree que la gente necesita conocer cómo es un Gobierno de los Hermanos Musulmanes para darse cuenta de lo que realmente quiere?
    Sí, como he dicho la democracia es un proceso de aprendizaje. Y si hasta el momento hemos elegido un Gobierno erróneo, sin duda sacaremos aprendizajes. Debemos madurar como pueblo. Adquirir más experiencia en cómo saber elegir al gobernante correcto. El aspecto positivo de que los Hermanos Musulmanes ganaran las elecciones es que así la gente está viendo su mala gestión y en las próximas elecciones no vamos a votarles.

    ¿En qué aspectos ha fallado la gestión del Presidente Morsi?

    En el aspecto económico y en la administración del país. Lo que el hizo con la Asamblea Constituyente situando cargos islamistas y lo que están haciendo ahora con el Consejo de la Shura para legislar. Su política hacia los derechos de las mujeres y el elevado porcentaje de desempleo, también han fallado en hacer el país atractivo para los turistas y para los inversores extranjeros. Hay mucha inflación, el pan, la electricidad, el agua, todos los bienes de primera necesidad están subiendo. También hay que reconocer que la corrupción es mucho menor ya que no están robando el dinero del Gobierno.

    ¿Cómo valora el papel de la mujer en la vida política?
    El rol de la mujer como florero no está únicamente limitado a los partidos islamistas, también en los más liberales tratan a la mujer como un elemento puramente decorativo. Aunque la presencia de mujeres en la vida política es positivo, porque el mero de hecho de estar allí ya nos da a posibilidad de hacer alguna cosa y poder ganarnos el respeto de los políticos y subir en el partido.

    Entrevista publicada en GARA el 30 de junio de 2013.

  • EEUU armará a los rebeldes sirios tras los avances del régimen
  • El anuncio de Washington sobre la utilización de armas químicas en Siria y su intención de armar a los rebeldes, llega justo en el momento en que la alianza formada por el régimen y Hizbullah están ganando terreno a la oposición. La superioridad militar, el cese de deserciones y la fragmentación de la oposición son algunas de las claves de este avance.

    Imagen de Nasrallah y Al-Assad en el zoco de Damasco en 2009. David Meseguer © Imagen de Nasrallah y Al-Assad en el zoco de Damasco en 2009. David Meseguer ©

    La toma de Al-Qusair, ciudad del sur de la provincia de Homs fronteriza con el Líbano, ha supuesto una inyección de moral para un Ejército sirio que ahora ha situado Alepo en su punto de mira. El primer factor que explica esta contraofensiva del régimen es la total implicación de Hizbullah en el conflicto. Consciente de que la lucha por la hegemonía de Oriente Medio entre Irán y Arabia Saudita se libra en territorio sirio, Hassan Nasrallah, líder del partido-milicia chií libanés, ha puesto todos sus efectivos al servicio de Bashar al-Assad y evitar así el colapso del régimen.

    La férrea resistencia contra Israel en 2006 evidenció el poderío militar del ‘Partido de Dios’ y su gran desenvoltura en la guerra de guerrillas. Este rodaje en el campo de batalla ha sido clave para la reconquista de Al-Qusair y, de este modo, asegurar la conexión del valle chií de la Bekaa en Líbano con Damasco y la región mediterránea siria de mayoría alauita donde se encuentra el puerto de Tartus vía de entrada de armamento ruso e iraní. El control de este territorio también impide que los rebeldes reciban refuerzos y suministros de los suníes libaneses partidarios de la oposición siria.

    Superioridad militar y cese de deserciones
    El uso de la fuerza aérea y de artillería pesada por parte del Ejército de Damasco está siendo clave para devastar las zonas donde se encuentran los rebeldes y preparar así el terreno para la entrada de las tropas terrestres. Pese haber perdido diferentes aeropuertos militares en las provincias norteñas Idlib, Alepo y Deir al-Zor, el régimen conserva aún gran parte de su flota de MIG y helicópteros de fabricación rusa.

    Mientras Assad afirma haber recibido ya las primeras partidas de misiles S-300 procedentes de Rusia, los EEUU y la UE se han mostrado hasta la fecha reticentes a entregar armas a la oposición por miedo a que caigan en manos de grupos islamistas. El anuncio de Washington sobre la utilización de armas químicas y su intención de armar a los rebeldes, llega justo en el momento en que el tándem Assad-Nasrallah parece más fuerte en el campo militar y después del reciente viaje del senador republicano John McCain a Siria para reunirse su con los grupos del Ejército Sirio Libre (ESL) bajo el mando de Salim Idris. Washington ha arrancado de Idris el compromiso que sus arsenales no irán a Jabhat-al Nusra –grupo armado vinculado a Al-Qaeda– y que les combatirán.

    Mientras la zona de exclusión aérea que siempre han demandado los rebeldes no llega, las baterías antiaéreas financiadas por Arabia Saudita y Qatar y los arsenales capturados al régimen son insuficientes para hacer decantar la balanza militar.

    En los primeros compases del conflicto se produjeron un gran número de deserciones del Ejército sirio a filas opositores. Los soldados desertores eran en su gran mayoría suníes o bien miembros de otras confesiones que creían en los motivos del levantamiento contra Bashar al-Assad. Con ellos se llevaban las armas y su experiencia militar ha sido clave para hacerse con el control de bastas zonas en el norte del país y en la sureña provincia de Daraa. Casi dos años y medio después del inicio de la guerra, el goteo de deserciones se ha estancado. A pesar de la deriva sectaria del conflicto, y del apoyo de alauitas y cristianos al régimen, en el Ejército sigue habiendo un grueso importante de soldados suníes que defiende a ultranza la ideología del Partido Baaz.

    Fragmentación de la oposición
    Las tensiones crecientes entre el ESL y Jabhat al-Nusra, ambos grupos opositores al régimen pero con una concepción religiosa y una visión sobre un hipotético escenario post Al-Assad muy alejadas, están dificultando una acción unitaria contra Damasco. Otros grupos armados de orientación salafista como, Liwa al-Tawhid, Ahrar al-Sham y Suqoor-al-Sham están financiados por clérigos de Qatar, Kuwait y Arabia Saudí, respectivamente. El hecho que cada padrino quiera imponer su agenda a nivel militar y político es está provocando desavenencias y dando oxígeno al régimen.

    Con numerosos combatientes extranjeros en sus filas y mejor armados que el ESL, estas facciones islamista son la punta de lanza de las tropas opositoras en los enfrentamientos contra las fuerzas del régimen y recorren frecuentemente a ataques suicidas para atacar puntos estratégicos de la capital. La indignación por la pasividad de la comunidad internacional, la desesperación y la falta de armas del ESL ha llevado a mucho sirios a unirse a estos grupos islamistas aunque ideológicamente no se identifiquen. La presencia de combatientes extranjeros está siendo utilizada por el gobierno de Bashar al-Assad para encasillar a toda la oposición armada bajo el paraguas del “terrorismo yihadista” y de este modo legitimar su lucha a ojos de la comunidad internacional.

    Por último, cabe destacar que los choques entre grupos islamistas y las Unidades de Protección kurdas (YPG) en la región de Afrin están favoreciendo el avance del régimen en la provincia de Alepo. Tras el anuncio del proceso de paz de Abdullah Öcalan parecía que YPG y ESL –apoyado por Turquía– entraban en una nueva fase de colaboración. Durante el mes de abril ambos grupos combatieron conjuntamente en Sheikh Maqsoud y Al-Ashrafiyeh, barrios de mayoría kurda de Alepo, contra el Ejército sirio. Ahora con los choques en Afrin y la ofensiva “Tormenta del Norte” del régimen para recuperar Alepo, habrá que ver qué postura adopta la milicia kurda.

    Atículo publicado originalmente en el diario GARA el 22-06-2013

Primavera árabe

Este archivo pertenece a Primavera árabe.

TAG / CLOUD

#PrimaveraValenciana 7k-Gara AKP al assad Alepo ARA Argentina Balcanes Barcelona BDP Buenos Aires CNT Cultura Elecciones Generales Erdogan Frente Polisario Gaddafi Gara Gitanos Hatip Dicle Hizbullah Inmigración Interviú Italia Joia Magazine Kandil Kurdistán La Vanguardia Libia Mundo música PJAK PKK Presència PYD refugiados rusia siria Sociedad Sáhara Occidental Tango trastornos mentales Trileros Turquía YPG|

  • Portfolio David Meseguer
    mayo 2019
    L M X J V S D
    « oct    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031