¡Sumérgete en los archivos!


  • ‘Yo muero hoy’, así se gestaron las revueltas árabes
  • El vendedor callejero de fruta Mohamed Bouazizi se quemó a lo bonzo el 17 de diciembre de 2010 fruto de la desesperación provocada por la situación social crítica que atravesaba Túnez. Miles de personas se echaron a la calle para protestar contra el Gobierno de Ben Alí, consiguiendo finalmente que el autócrata y su familia abandonaran el país rumbo a Arabia Saudí dejando atrás 24 años de dictadura. La valentía del pueblo tunecino provocó que la ola de protestas se extendiera rápidamente a una gran multitud de estados árabes con un resultado desigual.

    La Primavera Árabe iniciada por los tunecinos también logró que el mundo pusiera foco en los países árabes gobernados con mano de hierro por regímenes autocráticos y comenzara a conocer unas condiciones sociales marcadas por la pobreza, la represión, la corrupción, la falta de derechos fundamentales y, todo ello, con la connivencia de Occidente. Pero, ¿fue el acto de Mohamed Bouazizi un gesto aislado o detrás existían años de lucha y activismo de sectores tunecinos contrarios al régimen? ¿Qué personas consiguieron a través de las redes sociales reunir a miles de manifestantes en la plaza Tahrir de El Cairo? ¿Por qué los milicianos de Misrata protagonizaron la captura y asesinato de Muamar Gaddafi? ¿Por qué la revuelta en Bahréin no contó con una cobertura mediática semejante a la de Egipto o Libia?

    En Yo muero hoy (Debate, 2012) la periodista leonesa Olga Rodríguez explica cómo se cocinaron las revueltas árabes y qué ingredientes fueron decisivos para que la chispa prendiera y las protestas populares acabaran propagándose con suma rapidez. La obra se fragmenta en seis bloques correspondientes a los episodios revolucionarios acontecidos en Egipto, Túnez, Libia, Siria, Bahréin y Yemen. La autora ahonda principalmente en los tres primeros –ya que estuvo presente antes y durante la revuelta– y, especialmente en Egipto, debido a su peso regional en Oriente Medio y la importancia de sus relaciones económicas y militares con Israel y Estados Unidos.

    En el caso de Egipto, la reportera leonesa explica cómo los movimientos pro palestinos que rebrotaron con la segunda intifada y sectores anti intervencionistas en la guerra de Irak de 2003, fueron duramente reprimidos por el gobierno de Hosni Mubarak. Las movilizaciones y huelgas acontecidas en las fábricas textiles de Mahala en 2006 también fueron caldo de cultivo para que la revuelta prendiera finalmente a principios de 2011.

    El hecho que la actual periodista de eldiario.es realizase visitas a países como Túnez o Egipto en los años previos al estallido de las revueltas le permitió conocer de primera mano una realidad social ignorada por Occidente y ausente en los medios de comunicación. En dichos viajes Olga Rodríguez fraguó relación con activistas que luchaban por la justicia social, abogados defensores de los derechos humanos, sindicalistas de movimientos de obreros, figuras claves para que en 2011 la revuelta tuviese quien movilizara y organizara las protestas sociales. Este gran abanico de fuentes consultadas sobre el terreno, unido al gran trabajo de documentación permiten al lector conocer detalladamente cómo se fraguaron las protestas y el desarrollo de los acontecimientos.

    El escozor en los ojos del gas lacrimógeno lanzado por la policía tunecina, el ruido ensordecedor de los miles de manifestantes congregados en Tahrir o el olor a muerte en la calles de Tripoli, son elementos descriptivos que sólo puede captar y aportar alguien que ha vivido los sucesos en primera persona. El trabajo de Olga Rodríguez sobre el terreno hace que Yo muero hoy destaque por su riqueza ambiental y permite al lector percibir todos los detalles que caracterizaron las revueltas. El color que aporta la crónica desde el terreno y el análisis geopolítico desde el despacho configuran una obra muy recomendable para aquellos lectores que quieran saber acerca uno de los momentos históricos para el mundo árabe comparable por su trascendencia mundial a la caída del muro de Berlín y la desintegración de la Unión Soviética.

    El efecto dominó que caracterizó la Primavera Árabe hizo que las miradas y el foco mediático cambiasen con suma rapidez debido a la extrema celeridad de los acontecimientos. Cuando Ben Alí abandonó su cargo en Túnez, rápidamente toda la atención se trasladó a Egipto, y lo mismo ocurrió cuando Mubarak dejó la presidencia y estallaron los primeros combates en Libia. El acelerado desencadenamiento de los hechos, hizo creer a gran parte de la opinión pública que “muerto el dictador, muerta la rabia”, pero lo cierto es que las estructuras de los antiguos regímenes seguían prácticamente intactas y no iban a abandonar el poder tan fácilmente.

    Uno de los grandes valores informativos de la obra es la narración de los acontecimientos una vez el foco mediático estaba pendiente de otro punto informativo. La periodista española explica cómo en Túnez o Egipto hubieron nuevas oleadas revolucionarias que finalmente pudieron acabar con los resquicios de los antiguos regímenes y así comenzar una transición real que finalmente ha desembocado en la celebración de comicios democráticos.

    ______

    Yo muero hoy/ Olga Rodríguez / Editorial Debate / 1ª edición, mayo de 2012 / 366 páginas / ISBN 9788499920856

  • ‘El año de la revolución’, cómo el pueblo árabe cambió su historia
  • La inmolación de Mohamed Bouazizi, un joven desempleado tunecino que subsistía vendiendo fruta en un puesto callejero, el 17 de diciembre de 2010 en la ciudad de Sidi Bouzid fue la chispa que prendió la llama de las revueltas árabes. Su acción, consecuencia de la más absoluta desesperación, hizo que millones de árabes de todo el mundo se sintieran identificados y salieran en masa a las calles para manifestar un descontento social gestado durante décadas.

    Los levantamientos, que han tenido como resultado el fin de regímenes autoritarios en países como Túnez o Egipto o la implosión de una guerra civil en el caso de Siria, han cambiado por completo el panorama político de la región y han puesto fin a la connivencia de occidente con dictaduras que defendían sus intereses. Por su trascendencia y consecuencias, se trata, sin duda, de un proceso de cambio histórico comparable a la caída del muro de Berlín.

    El año de la revolución
    (Taurus Editorial) recoge los hechos más trascendentes acontecidos durante los primeros 365 días de la denominada primavera árabe y los contextualiza en el marco histórico y político de cada país para que el lector pueda entender las claves del éxito o fracaso de la revolución en cada estado árabe. En su primera parte, el autor y director adjunto de El País, Lluís Bassets, recopila con gran rigor y precisión periodística las fechas más relevantes de este período revolucionario. Cada jornada y, a modo de diario, comienza con una pequeña introducción donde se compilan de forma sintética los sucesos más relevantes, se detalla el papel de los diferentes actores políticos y se explican las consecuencias que conllevan.

    A continuación, Bassets analiza y contextualiza dichos acontecimientos en el marco del gran tablero de la política internacional. Es en este punto donde el autor hace alarde de su gran capacidad analítica, su facilidad para relacionar datos y también resalta su habilidad a la hora de presentar hipotéticos escenarios políticos en base a hechos del pasado. Para la realización de estas piezas analíticas, destaca la utilización y dominio de fuentes contrastadas y la recurrencia a estudios realizados por los think tanks más prestigiosos y fiables.

    Fechas clave como el 14 de enero o 11 de febrero, días en los que Ben Alí y Mubarak abandonan el poder respectivamente, sirven para que Bassets desgrane las causas de este cambio histórico y critique fehacientemente la postura de los Estados Unidos y la Unión Europea antes y durante las revueltas. En numerosas ocasiones el periodista del rotativo de Prisa carga duramente contra la pasividad y connivencia occidental que durante años apoyó a los regímenes autocráticos árabes para salvaguardar sus intereses económicos, estratégicos y energéticos en la región. El autor destaca que los acuerdos en materia energética, militar, de lucha contra el terrorismo e inmigración ilegal, han perpetuado la complicidad de los países occidentales con las dictaduras árabes en detrimento de cualquier respeto y cumplimiento de los derechos humanos fundamentales.

    Túnez por ser la chispa, Egipto por su poder regional y su tratado de paz con Israel, Libia por la guerra civil para derrocar a Gadafi y Siria porque su desenlace es incierto. Son las revueltas que han contado con un mayor foco mediático. En este sentido, cabe destacar que El año de la revolución también aborda en profundidad revueltas que han recibido menor atención mediática como Marruecos, Jordania o Argelia, pero cuyas reformas también han supuesto un gran cambio en los gobiernos respectivos. En esta segunda parte del libro titulada “Atlas del cambio político”, el autor desmenuza cada revuelta analizando las causas y consecuencias y la implicación de los diferentes actores políticos.

    El recorrido histórico de la obra alcanza hasta los últimos días de 2011 y, por lo tanto, recoge hitos tan importantes como los primeros comicios democráticos celebrados en Túnez. Bassets desgaja las claves del triunfo del islamismo moderado en el estado magrebí y prevé que estados como Egipto y Libia sigan el mismo camino. Después del éxtasis revolucionario y una vez derrocados los dictadores, la transición hacia la democracia será muy compleja. El periodista catalán advierte y analiza qué escollos y contratiempos pueden encontrarse los diferentes estados para consolidar la democracia en sus fronteras.

    Egipto acaba de condenar a cadena perpetua a Mubarak y está a punto de conocer a su nuevo presidente. En cambio, el futuro de Siria se adivina incierto. Ante estas coyunturas desiguales, el autor se plantea la siguiente reflexión: “¿Revuelta o revolución?”. Para cerrar El año de la revolución, Bassets hace hincapié en la importancia histórica del periodo iniciado y al mismo tiempo advierte de los retos que afrontan las sociedades árabes para consumar el cambio. La primavera árabe está tan viva que aún depara muchas líneas para los amantes del periodismo y la historia.

    ________

    El año de la revolución / Lluís Bassets / Taurus Editorial / 1ª edición, 2012 / 393 páginas / ISBN 9788430609062

Túnez

Este archivo pertenece a Túnez.

TAG / CLOUD

#PrimaveraValenciana 7k-Gara AKP al assad Alepo ARA Argentina Balcanes Barcelona BDP Buenos Aires CNT Cultura Elecciones Generales Erdogan Frente Polisario Gaddafi Gara Gitanos Hatip Dicle Hizbullah Inmigración Interviú Italia Joia Magazine Kandil Kurdistán La Vanguardia Libia Mundo música PJAK PKK Presència PYD refugiados rusia siria Sociedad Sáhara Occidental Tango trastornos mentales Trileros Turquía YPG|

  • Portfolio David Meseguer
    octubre 2017
    L M X J V S D
    « oct    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031