¡Sumérgete en los archivos!


  • Erdogan busca el triplete
  • Todo el pescado vendido en Turquía. Salvo sorpresa de última hora, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) con el Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan a la cabeza, volverá a imponerse con mayoría absoluta en los próximos comicios generales turcos previstos para el 12 de junio. La incertidumbre simplemente reside en saber qué resultados obtendrán los partidos kemalistas de la oposición ‒debilitados por varios escándalos de pernada‒, así como determinar qué representación puedan conseguir las formaciones de izquierda y los nacionalistas kurdos.


    El Primer Ministro Turco, Recep Tayipp Erdogan. (AP)

    Erdogan aspira a su tercer mandato consecutivo después de cosechar un 46,6% de los votos en las elecciones estatales de 2007. Las encuestas auguran que el tándem Gül (Presidente de Turquía) – Erdogan conseguiría entre el 47% y el 50% de los sufragios. La encuesta refleja que la intención de voto para la principal formación política de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), se sitúa entre el 27% y el 30%, mientras que los conservadores del Partido del Movimiento Nacional (MHP) conseguirían entre el 12% y el 14% de los votos.

    Ambos partidos opositores están fuertemente debilitados por recientes escándalos sexuales. El líder de la formación kemalista CHP, Deniz Baykal; dimitió en mayo de 2010, después de que saliera a la luz pública un vídeo en el que aparecía desnudo junto a su antigua secretaria y, entonces diputada, Nesrin Baytok. Recientemente diez altos cargos del segundo partido opositor turco, el nacionalista MHP, anunciaron su dimisión en grupo ante la amenaza de que se hicieran públicos varios vídeos con imágenes sexuales comprometedoras. Cuando el adversario se autolesiona, la victoria es mucho más sencilla.

    Hay que tener en cuenta que el sistema electoral turco fija un umbral electoral del 10% para que los partidos entren en el Parlamento de Ankara. Los votos para las formaciones que no superen dicho umbral se distribuyen entre los principales partidos. Esta barrera del 10% se fijó para reducir la posibilidad de que existiesen gobiernos de coalición inestables.


    Mapa de resultados en las elecciones generales turcas de 2007.

    Este límite electoral, perjudica notablemente al principal partido kurdo, el Partido por la Paz y la Democracia (BDP), que según las encuestas conseguiría el 5,4% los votos, muy por debajo del margen del 10%. La estrategia de dicha formación es presentar a sus candidatos como independientes, como es el caso de la histórica activista Leyla Zana que se presenta en la circunscripción de Diyarbakir, ya que de esta forma no tienen que cumplir dicha barrera del 10%, y conseguir así entrar en el Parlamento de Ankara.

    Claves de la política económica de Erdogan

    El principal baluarte de la gestión del Primer Ministro turco ha sido su política económica liberal que ha conseguido mitigar los efectos de la crisis global y ha evitado que la recesión fuese tan acuciada como en otros países europeos. En 2003, cuando el AKP llegó al gobierno, siguió las directrices marcadas por el FMI, y no le tembló el pulso para reducir el gasto presupuestario, recortar notablemente los subsidios agrícolas, privatizar bienes y servicios del Estado, disminuir el peso del sector público y subir los tipos de interés para reducir la inflación. Estas medidas se tradujeron en un crecimiento económico sobresaliente del 7% anual entre 2003 y 2007.

    La crisis económica global iniciada en 2008 también afectó notablemente al estado otomano y truncó este crecimiento positivo. En 2009 la desaceleración se notó con fuerza y la recesión alcanzó el -4,7%, mientras que el paro llegó a una tasa del 14,1%. Para salir del atolladero, el ejecutivo de Erdogan ha potenciado las exportaciones y ha hecho fuertes inversiones para industrializar regiones rurales de Anatolia interior. Fruto de estas medidas económicas, la tasa de paro bajó hasta el 12,4% en 2010, pero en contrapartida la inflación se sitúo en torno al 8,7%, dos puntos más que en 2009.

    El plan de inversiones en el sudeste de Anatolia (GAP), es un ejemplo de la política económica y de desarrollo por la que ha apostado el AKP. El megaproyecto de infraestructuras tiene como uno de sus principales ejes estratégicos la construcción de 22 grandes presas para gestionar el agua del Eufrates y el Tigris y proceder a la irrigación de 1,8 millones de hectáreas. Todo ello para fomentar una agricultura extensiva orientada a la exportación. El 60% de este plan ya ha sido implementado, y la ejecución total prevista para finales de 2012, supondrá la desaparición de 199 poblaciones del Kurdistán, entre ellas Hasankeyf, una población con un elevado interés histórico y cultural.

    Con este megaproyecto que también incluye autopistas, canales, vías férreas, etc., el gobierno de Ankara ha pretendido lograr el crecimiento económico de la zona más rural y con menor desarrollo de Turquía, el Kurdistán. Una maniobra que esconde, según organizaciones y partidos prokurdos, la “turquización” de esta remota región del sudeste Anatolia y la búsqueda de votos en estas regiones tradicionalmente difíciles para los partidos estatales.

    El otro gran proyecto de infraestructuras apadrinado por Erdogan fue presentado hace unas semanas en plena campaña electoral: el Canal de Estambul”, que supone la construcción de un canal de hasta 50 kilómetros en el Bósforo destinado a descongestionar el intenso tráfico fluvial de Estambul. El estudio del proyecto se realizará en los próximos dos años y, en caso de llevarse a cabo, su finalización está prevista para 2023.

    Progresiva islamización del Estado

    Otro de los puntales de la gestión del AKP ha sido la progresiva islamización del Estado mediante la modificación de determinados artículos de la Constitución elaborada en 1982 por la junta militar. La promulgación de determinadas leyes de carácter religioso ha puesto en jaque los fundamentos laicistas implantados por el padre de la República de Turquía, Mustafá Kemal Atatürk. Un ejemplo de ello, es la polémica ley del velo, que pretendía derogar la norma que prohibía a las mujeres cubrirse la cabeza en universidades, escuelas y edificios públicos. La ley aprobada en el Parlamento turco con el apoyo del MHP fue promulgada por el Presidente Abdullah Gül el 22 de febrero de 2008.

    Fue entonces cuando las instituciones republicanas y las fuerzas laicas, con el CHP a la cabeza, contraatacaron y presentaron un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional. La demanda interpuesta no sólo pedía la derogación de la ley del velo sino que además apelaba a la ilegalización del AKP por presunto atentado a los principios del Estado aconfesional. En junio de 2008, el Constitucional invalidó la abolición de la prohibición del velo en espacios públicos como la universidad y en julio del mismo año sólo 6 de los 11 magistrados del Constitucional ‒uno menos de los necesarios‒ votaron a favor de la ilegalización del AKP.

    Estos intentos del Primer Ministro turco por islamizar la República de Turquía despertó la ira de los sectores más tradicionales y seculares, y su más inquietante expresión fue la trama golpista planificada por un grupo de militares y civiles ultranacionalistas. La desarticulación de la trama Ergenekon (nombre proveniente de la mitología turca) se saldó con la detención de más de un centenar de personas entre oficiales del ejército en activo, ex militares, altos funcionarios y civiles con cargos de relevancia. En febrero de 2010 la justicia turca tenía abiertas dos centenares de causas procesales y judiciales en relación con la red Ergenekon. Pese a los recelos despertados entre los sectores kemalistas y laicos, Recep Tayyip Erdogan ha prometido amplias reformas constitucionales para después de los comicios generales si el AKP sale reelegido para ocupar la presidencia de Turquía.

    Cada uno de los pasos dados por el ejecutivo islamista moderado de Erdogan es seguido con atención por los países árabes que han sido escenarios de revueltas y que ven en el AKP el modelo político a seguir. Tras la caída de Mubarak y Ben Alí, formaciones como los Hermanos Musulmanes de Egipto o el movimiento islámico tunecino En Nahda, aspiran a presentarse a los primeros comicios a priori democráticos con programas semejantes a los del AKP. Esta metamorfosis hacia el islamismo moderado tiene un doble objetivo: por un lado ampliar el espectro de potenciales votantes y, por el otro; apaciguar los recelos de occidente que teme que el islamismo radical llegue al gobierno en El Cairo, Túnez o Trípoli.

    La entrada en la Unión Europea en stand by

    Cuando Erdogan colideró con Zapatero la Alianza de Civilizaciones en 2005, la posible entrada del estado otomano en la Unión Europea parecía más cercana que nunca. Turquía había realizado con éxito reformas económicas, era un miembro de la OTAN con peso en asuntos de Oriente Medio y el Cáucaso, y quería resolver a corto plazo cuestiones como la inmigración ilegal, el respeto de los derechos humanos y presentaba predisposición para buscar soluciones a los conflictos kurdo y chipriota. El reconocimiento del genocidio armenio es una sombra que sigue planeando sobre los sucesivos gobiernos de Ankara. Otro de los aspectos importantes que exigía Bruselas y que Erdogan debía acometer era la retirada de la jurisdicción de los tribunales militares sobre los ciudadanos civiles y la reducción de la influencia del ejército en las decisiones políticas del Ejecutivo.

    Pero todas estas pretensiones, no han ido más allá de la buena voluntad y la predisposición. En la Guerra de Irak de 2003, las relaciones entre Washington y Ankara se tensaron puesto que Estados Unidos no admitió que el ejército turco, ‒el segundo en tamaño de la OTAN‒, pisara el Kurdistán iraquí con el pretexto de combatir los feudos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). La administración Bush había obtenido el apoyo de los peshmergas kurdos para derrocar a Saddam y no quería que la presencia turca en el país árabe desestabilizara la región.

    Otro de los aspectos que ha alejado a Ankara de la Unión Europea, es el estancamiento del conflicto kurdo y el respeto a los derechos humanos. Si bien al iniciar la primera legislatura los diputados aprobaron la autorización del uso de otras lenguas aparte del turco en los medios de comunicación y también acordaron la abolición de la pena de muerte en toda circunstancia (la máxima pena ahora es la cadena perpetua), la situación dista mucho de cumplir los requisitos que exige Bruselas. En las escuelas y centros oficiales, sólo se enseña y se usa el turco, mientras que el uso de lenguas minoritarias como el kurdo queda restringido a medios de comunicación secundarios como el canal TRT6 de la televisión pública turca.

    Cuando Erdogan accedió al gobierno la solución de la cuestión kurda figuraba en las primeras líneas de su agenda. Pero la ilegalización del prokurdo Partido Kurdo Popular Democrático (HADEP) en 2003 y del Partido de la Sociedad Democrática (DTP) en diciembre de 2009 por presuntos vínculos con el PKK (considerada organización terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos), así como las duras operaciones militares de castigo en la frontera iraquí, han hecho que el conflicto se reavive. Desde que el PKK tomara las armas en 1984, cerca de 40.000 personas han perdido la vida en los enfrentamientos. El último episodio sucedió hace 10 días en Uludere, en la provincia de Sirnak, donde murieron 12 guerrilleros del PKK y 8 soldados turcos después de duros enfrentamientos. A los enfrentamientos, hay que sumar los miles de políticos y activistas kurdos encarcelados y a la espera de juicio. Alcaldes de importantes ciudades kurdas como Batman, han estado condenados a penas de prisión por supuesta propaganda a favor del PKK.


    Funeral del guerrillero del PKK, Adem Aşkan, en Hakkari el pasado 17 de mayo (Firat)

    Las revueltas árabes han hecho que las protestas en las principales ciudades del Kurdistán turco aumenten, aunque su repercusión en los medios occidentales es mínima. Las fuerzas del orden han reprimido con dureza las manifestaciones y varios centenares de niños han sido detenidos y encarcelados. Después de romper el alto el fuego unilateral el 28 de febrero de este año, el líder del PKK, Abdullah Öcalan, ha llamado desde la prisión de la isla de Imrali a la resistencia en las calles y ha fijado el 15 de junio como fecha límite para que los gobernantes electos se pronuncien sobre la cuestión kurda. En este contexto, hay que ver qué número de diputados es capaz de obtener el partido prokurdo BDP en la Gran Asamblea Nacional turca.

    En último lugar, destacar que el alejamiento de Europa, de EE.UU. e Israel ha sido proporcional al acercamiento de Turquía al eje sirio-iraní. Turquía siempre ha intentado ser el estado bisagra entre Oriente Medio y Occidente. En las gestiones realizadas en las revoluciones de Egipto y Libia tenemos un claro ejemplo, pero el asalto israelí a la embarcación turca “Mavi Marmara” que presuntamente portaba ayuda humanitaria a Gaza, supuso un punto de inflexión en las relaciones. La muerte de 9 activistas turcos que viajaban en la “flotilla de la paz”, ha tensado las relaciones de Turquía con sus socios de la OTAN y ha acercado Ankara a Damasco e Irán. En el último año, Erdogan ha tenido importantes encuentros con el presidente sirio Bashar al Assad y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, y han establecido importantes acuerdos comerciales y energéticos.

    En el contexto de una oposición debilitada, las complejas relaciones con Occidente y ejerciendo de modelo democrático y político de referencia para las revueltas árabes; Erdogan aspira a su tercera reelección consecutiva. Las urnas dictarán sentencia.

TAG / CLOUD

#PrimaveraValenciana 7k-Gara AKP al assad Alepo ARA Argentina Balcanes Barcelona BDP Buenos Aires CNT Cultura Elecciones Generales Erdogan Frente Polisario Gaddafi Gara Gitanos Hatip Dicle Hizbullah Inmigración Interviú Italia Joia Magazine Kandil Kurdistán La Vanguardia Libia Mundo música PJAK PKK Presència PYD refugiados rusia siria Sociedad Sáhara Occidental Tango trastornos mentales Trileros Turquía YPG|

  • Portfolio David Meseguer
    octubre 2017
    L M X J V S D
    « oct    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031