¡Sumérgete en los archivos!


  • Kurdish female fighters face ISIS in Syria

  • Hundreds of Syrian Kurdish women are joining the female’s section of the People’s Protection Units (YPJ) because they see in the jihadist advance a serious threat to their rights. Human Rights Watch reports that women suffer severe discrimination in Al-Nusra Front and ISIS controlled areas.

    Foto7
    YPJ fighters guarding the frontline in Afrin region. David Meseguer©

    “The Islamic State of Iraq and the Levant sees the woman as a weak being and something purely decorative. Only uses her for sex,” explains Farida Abdo from Afrin police station with a steaming cup of tea in her hand. “Women have skills and the best way to prove it is fighting the jihadists to make them feel lower,” highlights this police officer.

    Afrin is a predominantly Kurdish region of northwest Aleppo province and is located 60 kilometres north of the second Syrian largest city.

    Since the Syrian conflict began in March 2011, Kurdish women are pursuing a double struggle for the rights recognition of the biggest minority in the country (10% of the Syrian population) and claim the role of women in a distinctly patriarchal Middle East. Following the thesis of Abdullah Öcalan, the Democratic Union Party (PYD), the dominant party among the Kurds of Syria, which has an ideology akin to the Kurdistan Workers Party (PKK), promotes active women participation in the military-political sphere and co-leadership in the different social organisms.

    “We must leave the domestic sphere and take an active role in the democratic autonomy of the Syrian Kurdistan. It is an historical moment and the woman should take part in it,” says Rokan Ahmad, a high rank PYD officer in Afrin. The other big Rokan’s concern is “the serious threat that supposes the jihadist advance in Syrian areas under rebel control”. Since last June, Al Qaeda linked groups and some rebel factions are fighting the Kurdish People’s Protection Units (YPG) to gain control of the Kurdish areas in northern Syria.

    Discrimination against women

    According to Human Rights Watch (HRW) report published in early January, the Al-Nusra Front and the Islamic State of Iraq and the Levant (ISIS) are imposing “strict and discriminatory rules for women” in areas under their control. The Sharia, the Islamic strict law imposed by these jihadist groups, forces women to wear the niqab, a veil covering all of the face apart from the eyes. The restrictions also forbade women from wearing jeans, tight-fitting clothing, skirts or dresses above the ankle and make-up. In some areas, the groups ordered women not to style their hair or visit hair salons.

    HRW claims that the restrictions of these jihadist groups affect women daily lives by limiting their ability to receive an education and support their families. The Syrian Observatory for Human Rights, based in London and with dozens of activists on the ground, confirms “cases of women arrests for political reasons, being a member of civil society organizations or supporting demonstrations in the streets.”

    “These extremist fighters practice Jihad al-Nikah (sexual jihad) that allows them to have and enjoy sex during the battle,” Rokan alerts. Witnesses from areas controlled by the ISIS report cases of women abductions and rapes to satisfy emir’s sexual desires. Akhin, the chief commander of Kurdish female police in Afrin, tells how the Al-Nusra Front stopped her for eight hours at a checkpoint while she was returning from Damascus. “They did not touch me because I was fully covered. If they know who I am, they would have killed me right there,” recalls this young experienced PKK fighter recently returned from Qandil Mountains.

    On the frontline
    The jihadist offensive over the predominantly Kurdish region of northern Syria has caused a large mobilization among the population and many women have joined the police and the People´s Protection Units (YPG). Since March 2013, both bodies have their own women’s section with a high autonomy from the central structure. “Much of our work is done jointly with men. We act independently when it is necessary to investigate cases where women are involved,” says Akhin. Now the female share of the military structure is around 35% but commanders point that the goal is to achieve nearly 50%.

    In Basufane’s frontline, it is possible to realize the large number of women that have recently joined the female section of the Kurdish militia (YPJ). There, dozens of women take cover in trenches and bunkers that are only 300 meters way from ISIS positions. “Our enemy wants to impose servitude of women. Because we refuse this idea we are fighting them,” declares Sakine, while she is cleaning her AK- 47. Like her, hundreds of young girls near twenties, have joined YPJ leaving their studies and works, and spend long periods of time on the frontline without visiting their families.

    Foto1
    Roksen’s mother holding a portrait of her daughter. David Meseguer©

    “ISIS militants fear us even more than men because according to their beliefs if they die during the fight killed by a woman they do not reach the paradise,” explains Zilan from her guarding post. This is a version that Abdullrahman, a member of the Kurdish negotiating committee that sometimes held meetings with the jihadists to exchange bodies, prisoners and manage truces, ratifies. “The emirs of ISIS beg us to remove women from the frontline because is a dishonour be killed in their hands”, says Abdullrahman.

    Precisely, Roksen died in Basufane last September in heavy fighting with the ISIS while covering the withdrawal of its comrades. Abdullrahman, who recovered her body, says it was completely unrecognizable. “Roksen was immolated with a grenade before being detained. After that, the extremists threw his body to the dogs and it was totally disfigured”, complains the member of the negotiating delegation.

    For Badiaa Waqqas, Roksen’s mother, “my daughter’s blood has contributed to achieve a Kurdish autonomy in Syria. I am sad because she died before this desire comes true.”

  • La autonomía de Kurdistán Occidental avanza con paso firme

  • El pasado noviembre las autoridades kurdas de Siria anunciaban la formación de un gobierno interino de transición para llenar el vacío de poder y fortalecer su posición de cara a la conferencia de Ginebra. La redacción de una constitución, la complejidad geográfica, la falta de infraestructuras y recursos y la lucha contra el yihadismo, principales retos del ejecutivo kurdo.

    Luqman Dada se encuentra en las oficinas de la Asayis, la policía kurda, para registrar el coche de segunda mano que acaba de adquirir. Son vehículos procedentes de Europa que entraron en Siria cuando el Ejército Sirio Libre aún controlaba los principales pasos fronterizos con Turquía. Después del registro de sus datos y previo pago de una módica cantidad, Luqman recibe su nueva matrícula de Afrin –Efrin, en kurdo– con el número 00590, un hecho histórico para esta minoría que representa el 10% de la población siria.

    «Desde hace unos meses estamos haciendo placas de matrícula y dando licencias a los conductores para controlar todos los coches nuevos que entran en Kurdistán Occidental. Queremos saber quién es el propietario de cada vehículo y evitar así el caos», explica Nidal, funcionario de la policía en Afrin. La formación de un cuerpo policial y la expedición de sus propias placas de coche, es sólo una de las múltiples competencias que el gobierno kurdo ha asumido año y medio después que el régimen abandonara la región.

    «Este gobierno autónomo se ha creado para llenar el vacío dejado por el régimen. El objetivo es que podamos autogestionarnos, resolver los problemas sociales y proteger nuestros territorios. Es un paso muy importante en la revolución del pueblo kurdo en su lucha por la libertad», indica a GARA Hassan, uno de los máximos dirigentes del Movimiento Democrático Popular de Kurdistán Oeste (TEV-DEM) –organismo paraguas del PYD y otras organizaciones afines al PKK– en la región. El líder kurdo destaca que «el anuncio de la administración interina no es un proyecto separatista sino una oportunidad histórica para que todas las minorías de Siria vean reconocidos sus derechos».

    Asayis
    Luqman Dada recibe las nuevas matrículas en la oficina de la Asayis. David Meseguer©

    Modelo constitucional aprobado
    Aunque los partidos cercanos a Massoud Barzani, presidente de Kurdistán Sur, abandonaron el Comité Supremo Kurdo y se integraron en la Coalición Nacional Siria, este órgano que ejerce de gobierno autónomo sigue contando con el apoyo de los dos grandes bloques políticos de Rojava, el TEV-DEM y el Consejo Nacional Kurdo (CNK).

    Para Ebdilmecid Sexo, miembro independiente del CNK, «la proclamación de la administración kurda ha sido un paso necesario puesto que la oposición siria nunca ha aceptado nuestras dos principales reivindicaciones: el reconocimiento como pueblo y la desmilitarización de nuestra región».

    Kamiran Hasan, responsable del Partido Kurdo del Progreso Democrático –cercano a Jalal Talabani, presidente de Irak– indica que «después del vacío de poder es importante que exista un ejecutivo para que todos los aspectos de la vida cotidiana como la enseñanza, la salud, los servicios públicos, etc. estén organizados».

    El proyecto autónomo kurdo dio un paso decisivo el pasado 6 de enero en Amuda, cuando la Asamblea Constituyente de Kurdistán Occidental para una Autonomía Democrática aprobó por mayoría absoluta un modelo constitucional que concibe a Siria como un país democrático y en cuyo territorio se integra una Rojava dividida en tres cantones: Afrin, Kobane y Cizire (Qamishlo). Kurdo, árabe y siríaco han sido designados como idiomas oficiales del cantón Cizire, mientras que todos los demás idiomas de la región también tendrán cabida en la enseñanza.

    El texto aprobado fija los marcos legales y legislativos y establece que la región será administrada por un parlamento de 101 escaños, el 40% ocupados por mujeres. Cada parlamentario deberá obtener 15.000 votos y el grupo parlamentario con más representantes será el encargado de formar gobierno. Todas las organizaciones gubernamentales y las oficinas se basarán en un sistema de co-presidencial de mujeres y hombres.

    Ebdilmecid Sexo y Kamiran Hasan coinciden al asegurar que este gobierno autónomo sólo tendrá éxito si el TEV-DEM permite que el CNK participe en la toma de decisiones y garantiza elecciones a medio plazo. Unos comicios que Hassan, venido de Qandil hace poco más de un año, da por seguro «en un plazo aproximado de seis meses para elegir los miembros de un gobierno permanente».

    IMG_9387
    Milicianos kurdos en el frente de Basufane. David Meseguer©

    Gobernar sin recursos ni apoyos exteriores
    «Esta administración está focalizando su trabajo en las áreas de seguridad, servicios sociales, educación, exteriores y economía», detalla Ahmad Yousef, doctor en economía por la Universidad de Alepo y responsable económico del gobierno kurdo en la región de Afrin. «El área económica a su vez contiene los sectores de agricultura, construcción, servicios, industria, logística y mercados», puntualiza este profesor universitario.

    «Nuestra prioridad es que Kurdistán Oeste se desarrolle pero el embargo impuesto por los yihadistas y Turquía, la falta de recursos y apoyos exteriores y las precarias infraestructuras lo dificultan», comenta Yousef. Afrin, además cuenta con el agravante que se encuentra geográficamente asilado de Kobane y Qamishlo, las otras dos regiones en que se divide administrativamente la recién creada autonomía kurda de Siria. Un alto mando de las YPG avanza que «la guerrilla kurda quiere en un futuro próximo lanzar una ofensiva para unir estas tres zonas y limpiar el norte de grupos yihadistas».

    «No tenemos ayuda financiera de ningún país y dependemos exclusivamente de las aportaciones de nuestra gente y de la diáspora kurda», explica Hassan, el líder local del TEV-DEM. El gobierno kurdo ha puesto en marcha una campaña de recogida de impuestos entre comerciantes y empresarios para que contribuyan económicamente al desarrollo de la región. El doctor Yousef destaca que están «trabajando en la creación de un sistema monetario y que no descartan incluso la apertura de bancos para que la gente pueda depositar su dinero».

    Otro de los grandes escollos a los que debe hacer frente la administración interina es la falta de infraestructuras. «Damasco nunca invirtió demasiados recursos en desarrollar las regiones kurdas y la guerra también ha dañado carreteras y líneas eléctricas», señala Ahmad Yousef.

    Hasta que la electricidad se cortó a causa de los combates entre el régimen y la oposición, ésta era generada en una gran central hidroeléctrica en la provincia de Al Raqqa. «Estamos hablando con empresarios locales para la creación de una cooperativa que pueda producir electricidad para la región. Nos gustaría generar energía eólica pero es demasiado cara», destaca el responsable del área económica.

    La educación es otra de las grandes prioridades para la administración kurda. Ante la imposibilidad de ir a Alepo a realizar los estudios universitarios miles de estudiantes se encuentran sin la posibilidad de poder iniciar o completar su formación. «No queremos que nuestros jóvenes se conviertan en una generación perdida y, por eso, hemos creado algunos centros privados donde se imparten diferentes materias incluido el kurdo», indica Yousef. «Queremos crear universidades pero necesitamos ayuda exterior para construir las instalaciones. Estamos dispuestos a pagar», concluye el profesor universitario.

    Asayis2
    Pancarta en honor a los mártires de las YPG y las YPJ. David Meseguer©

    Instituciones impulsadas desde la sociedad civil
    Una de las claves de la administración kurda en Kurdistán Oeste es la participación de la sociedad civil en sus diferentes instituciones. Llegados desde Qandil, muchos militantes del PKK con décadas de lucha y formación política a sus espaldas, han llegado a Rojava para coordinar estas instituciones y desarrollar el paradigma social de Abdullah Öcalan.

    Es el caso de Ali Welat, que desgrana algunos de los puntos clave de este modelo de participación ciudadana. «Antes de la revolución, el régimen dictatorial no permitía a las personas mostrar sus deseos e inquietudes y poner en marcha sus ideas. El control sobre el individuo generaba desconfianza de los unos hacia los otros. Ahora, con la autonomía democrática debemos reconstruir la sociedad y regenerar la confianza entre los ciudadanos», explica Ali.

    «El capitalismo moderno se olvida de la sociedad, únicamente se centra en el estatus del individuo y en su existencia a partir del consumo. Los ciudadanos no pueden expresar sus ideas e inquietudes porque se encuentran solos. El modelo de sociedad civil impulsado por Abdullah Öcalan trata de regenerar la relación entre el individuo y la sociedad. Quiere que los ciudadanos tomen la iniciativa y discutan juntos el establecimiento de sus instituciones y comités para resolver las cuestiones cotidianas, como por ejemplo, la falta de agua», defiende Ali. «Para el buen funcionamiento de las instituciones de la sociedad civil, es importante la perfecta organización y que se fijen objetivos claros», apunta Ali Welat.

    Para este combatiente recién llegado a Afrin, «este modelo es inclusivo ya que muchas personas de otros partidos políticos distintos al PYD y pertenecientes a las minorías armenia, asirios, árabes, etc. están participando en las instituciones presentando sus ideas y proyectos y sacrificando intereses en pro del interés público». Ali destaca que «el modelo social de Öcalan es exportable y se está aplicando en algunos países de Latinoamérica».

    Según Ali Welat, «el anuncio del la administración interina en Rojava ha sido celebrada por ecologistas y feministas y tendrá un impacto global mucho más allá del vecindario. Este modelo arrastrará Siria, Irak, Turquía y Oriente Próximo hacia la democratización. Por eso, el mundo esta pendiente de lo que sucede en Kurdistán Oeste».

    Publicado en GARA el 5 de enero de 2014

  • Los kurdos de Alepo resisten el sitio yihadista

  • Después de arrebatar al Ejército Sirio Libre los principales pasos fronterizos con Turquía, el Estado Islámico de Irak y el Levante ha situado la zona de Afrin en su punto de mira. Ante la imposibilidad de vencer a las YPG por la vía militar, los islamistas han decretado un bloqueo a la entrada de bienes básicos provocando una situación humanitaria crítica.

    Tan solo 300 metros separan las trincheras excavadas por las Unidades de Protección Kurdas (YPG) y las posiciones del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS, por sus siglas en inglés) en la población de Basufane, situada al norte de la provincia de Alepo y desde donde se divisan las ruinas de la milenaria basílica de San Simeón el Estilita ahora en manos de los islamistas. Decenas de milicianos y milicianas kurdas se ocultan a lo largo de un extenso laberinto de trincheras y bunkers esperando un nuevo ataque de este grupo vinculado a Al-Qaeda.

    Después de arrebatar Bab al-Hawa y Bab al-Salam, principales pasos fronterizos con Turquía, al Ejército Sirio Libre (ESL), ahora el ISIS ha situado la región de mayoría kurda de Afrin como objetivo prioritario. Los islamistas radicales acusan a los kurdos de infieles y de dar cobertura a las tropas gubernamentales que resisten en Nubl y Zahraa, las únicas ciudades chiíes del norte de Siria. También hay que destacar que la región es muy rica en recursos naturales y es la almazara de medio país, motivos que incrementan los deseos por controlarla.

    Foto1
    Miliciano kurdo observa posiciones del ISIS en Basufane. David Meseguer©

    «Como no pueden apoderarse de Afrin por la vía militar ahora intentan ahogarnos prohibiendo la entrada de alimentos y productos de primera necesidad», explica a GARA Piling Serewa, jefe del destacamento, desde el interior de uno de los bunkers excavados por las YPG. Mientras expresa estas palabras, el comandante kurdo muestra un panfleto que el ISIS está repartiendo entre los civiles que cruzan sus checkpoints.

    «A partir del 1 de diciembre estará prohibida la entrada de cualquier tipo de mercancía en la región de Afrin controlada por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y aliados del régimen. Las personas que deseen entrar o salir de la región serán llevadas ante un tribunal islámico para investigar si tienen cualquier tipo de relación con los infieles», advierte la misiva.

    Con este lenguaje los grupos islamistas radicales tratan de desprestigiar la postura del Partido de la Unión Democrática (PYD), brazo político del PKK en Siria, que desde el principio del conflicto en marzo de 2011 ha mantenido una posición de autodefensa ante el régimen, la oposición y los grupos islamistas.

    El ISIS también ha difundido el rumor de un ataque inminente a gran escala sobre la región y, por ello, aconseja a la población árabe residente en Afrin a que abandone la zona. «Al principio de la guerra los árabes estaban asustados porque pensaban que les expulsaríamos de Kurdistán, pero ahora nos apoyan y muchos de ellos se han integrado en las YPG», afirma Piling Serewa.

    Aunque los combates han bajado su intensidad, los frentes de Qestel Cendo, cerca de Azaz y, Cindirese, cerca de Atmeh, siguen activos dejando a diario muertes en los dos bandos.

    La detención arbitraria de ciudadanos kurdos por parte de estos grupos radicales ya ha comenzado según datos del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos. Esta ONG con sede en Londres y decenas de activistas sobre el terreno, apunta que «50 civiles kurdos del norte de la provincia de Alepo han sido apresados en los últimos días».

    Es el caso de Mohammed Ali, que fue retenido durante un mes por el ISIS en Alepo. «Los islamistas lo torturaron y pidieron un rescate de 135.000 libras sirias. Tuve que recolectar el dinero entre familiares y vecinos», explica su padre, vecino de Ma’batli, única población alauita de Afrin.

    Combatientes llegados de Qandil
    Desde este verano los combates entre los grupos islamistas y la milicia kurda se han intensificando abriendo un nuevo frente en Kurdistán Occidental. En la región de Qamishlo, las YPG han sido capaces de hacer retroceder el ISIS decenas de quilómetros, en cambio en Afrin y Kobane sólo pueden contenerlo ya que su capacidad armamentística y numérica es más limitada.

    «Para combatir a Al-Qaeda tenemos tres líneas defensivas: en la primera se sitúan tiradores de élite del PKK que han venido desde Qandil para luchar. En la segunda se sitúan las YPG y finalmente tenemos a toda la población civil que nos apoya», constata un alto mando de la milicia kurda.

    Aislada geográficamente de las otras regiones de Kurdistán Occidental y sin la retaguardia del Kurdistán iraquí, fuentes cercanas a las Unidades de Protección Kurdas explican cómo la región de Afrin se ha ido aprovisionando de armamento a lo largo del conflicto. «Durante los dos primeros años de guerra utilizamos la brigada Jabhat al-Akrad del Ejército Sirio Libre para traer armas a la región. Al ser una unidad adscrita al ESL podía cruzar todos los puntos de control rebeldes sin problemas», cuenta esta fuente del entorno de las YPG. «Salim Idris, el alto mando del ESL, también nos ha vendido armas, y muchos arsenales han entrado desde Turquía de forma clandestina», añade.

    Foto4
    Panfleto del ISIS indica el inicio del embargo en Afrin el 1 de diciembre. David Meseguer©

    Las YPG también cuentan en sus manos con varios blindados y lanzaderas de cohetes Katyusha que los soldados del régimen se llevaron consigo tras perder el aeropuerto militar de Menegh. La brigada rebelde Tormenta del Norte también entregó su armamento pesado a la milicia kurda después que el ISIS les expulsara de Azaz el pasado mes de septiembre.

    El cerco islamista coincide con la reciente declaración por parte del Comité Supremo Kurdo de una administración interina transitoria en Kurdistán Occidental para llenar el vacío creado tras la marcha del régimen de Bashar al-Assad, hecho que supone un paso más hacia la autonomía ‘de facto’ e incrementa la preocupación de Turquía.

    «El mundo se alarma por la declaración de un gobierno de transición en Rojava, pero nadie levanta la voz ante la declaración del Estado Islámico de Irak y la Gran Siria», denuncia Ferhat Derik, jefe local de la Asayis, la policía kurda. Este mando policial asegura que «Al-Qaeda ha fallado en su lucha contra las YPG y ahora recurren a ataques suicidas. Por eso, hemos extremado las medidas de seguridad en todos nuestros puntos de control».

    Falta de productos básicos
    «Al asedio de los islamistas por el sur hay que añadir la negativa turca a la entrada de productos por el norte», denuncia Hassan, uno de los máximos dirigentes del Movimiento Democrático Popular de Kurdistán Oeste (TEV-DEM) –organismo paraguas del PYD y otras organizaciones afines al PKK– en la región. «El hecho que no se permitan entrar productos básicos ni medicamentos es un acto de lesa humanidad y va en contra de los tratados internacionales de guerra y los derechos humanos», denuncia Hassan.

    «Este embargo por parte de grupos extremistas en nombre del Islam y la yihad tiene como objetivo que nuestro pueblo se rinda y emigre, dejando Afrin y las otras zonas kurdas de Rojava a merced de Turquía», apunta Sheikh Alli, máximo dirigente del Partido Yekiti, principal aliado del PYD. El contenido de sus palabras, deja de nuevo en el aire lo que otros políticos kurdos de Siria ya han denunciado: una presunta colaboración entre Ankara y los grupos islamistas para desestabilizar Kurdistán Occidental.

    Aunque Turquía no ha abierto ningún paso fronterizo con esta zona de mayoría kurda del norte de Alepo, este diario ha podido constatar como, conscientes de la tragedia humanitaria que puede producirse, los militares turcos están haciendo la vista gorda permitiendo que contrabandistas entren productos de primera necesidad. Una medida insuficiente si tenemos en cuenta el crítico escenario al que se enfrenta Afrin si la coyuntura no cambia.

    Enterro
    Entierro de un miliciano de las YPG abatido por un francotirador del ISIS. David Meseguer ©

    Consecuencia de este bloqueo, los precios de muchos productos han alcanzado cifras desorbitadas. «Antes del conflicto el estado subvencionaba el pan y un kilo sólo costaba 15 libras sirias. Ahora, el precio se ha disparado hasta las 130 libras, cerca de un dólar», se queja Daleel, un joven sirio. Según indican fuentes de la administración kurda de Siria, si el asedio continúa «Afrin sólo tiene reservas de harina para los próximos tres meses». Una subida similar ha experimentado la gasolina que alcanza las 200 libras el litro.

    Uno de los pocos productos cuyo precio está por los suelos es el aceite de oliva, principal motor económico de la región. En plena cosecha de la aceituna, el embargo islamista está provocando que las almazaras acumulen miles y miles de garrafas de aceite ante la imposibilidad de poder exportarlo.

    La situación de la zona también se ve agravada por el elevado número de habitantes que ha pasado en los últimos meses de 500.000 a 800.000 habitantes debido a los desplazados que huyen tanto de los bombardeos indiscriminados del régimen como de la severidad de la Sharia, la estricta ley islámica aplicada por los islamistas radicales.

  • Publicado en GARA el 12 de diciembre de 2013

TAG / CLOUD

#PrimaveraValenciana 7k-Gara AKP al assad Alepo ARA Argentina Balcanes Barcelona BDP Buenos Aires CNT Cultura Elecciones Generales Erdogan Frente Polisario Gaddafi Gara Gitanos Hatip Dicle Hizbullah Inmigración Interviú Italia Joia Magazine Kandil Kurdistán La Vanguardia Libia Mundo música PJAK PKK Presència PYD refugiados rusia siria Sociedad Sáhara Occidental Tango trastornos mentales Trileros Turquía YPG|

  • Portfolio David Meseguer
    septiembre 2017
    L M X J V S D
    « oct    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930